Carrie Fisher, conocida por su papel como la Princesa Leia en la saga fílmica de Star Wars, falleció este 27 de diciembre de acuerdo a un comunicado emitido por el vocero de su familia. La actriz había sufrido un paro cardíaco.

La actriz estadounidense, de 60 años, viajaba de Londres a Los Ángeles el pasado 23 de diciembre cuando experimentó un paro cardíaco e inmediatamente fue atendida por el personal en el vuelo.

Al aterrizar, recibió maniobras de resucitación por personal médico y fue trasladada al centro médico de la Universidad de California en Los Ángeles.

Los Ángeles Times informó que al llegar al centro médico, Fisher ya se encontraba en estado crítico. Aunque durante la tarde AP reportó que estaba estable, Variety confirmó con su hermano, Todd Fisher, que la situación continuaba siendo delicada.

Fuente informativa:

La Nación

Anuncios