La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, aceptó este sábado participar en la prueba del detector de mentiras si el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se compromete a reconocer que dicha prueba viola los derechos humanos y promete no realizarla a ningún otro venezolano.

“Si los que ordenan esta prueba se comprometen a reconocer que es violatoria de los derechos humanos y que ningún otro venezolano será sometido a esta arbitrariedad, estoy dispuesta a sacrificar mi propio derecho para proteger al resto del país de semejante abuso de poder”, expresó la fiscal a través de un video publicado en su cuenta de Twitter.

Ortega Díaz condenó y denunció las pretensiones del TSJ y afirmó que no tiene temor de someterse a la prueba del polígrafo, pero no lo puede hacer si es realizada por un órgano ilegítimo y cuyo poder no reconoce.

“Nadie puede ser sometido a tan ilegítima prueba, y quedará en la historia que ha sido el mismo defensor de los derechos del Pueblo el que ha promovido un polígrafo”, expresó la Fiscal.

Informó que el polígrafo es tan cuestionado como la tortura, pues la práctica es utilizada contra la misma persona, razón por la cual está proscrita en los procesos penales modernos y su efectividad está cuestionada mundialmente. Agregó que la decisión de aplicar la prueba del detector de mentiras es una violación a los derechos humanos, al debido proceso y a la dignidad de las personas.

Además, declaró que no formará parte “de este nefasto circo que pretende desviar la atención de los venezolanos de los graves problemas que los afectan como alimentos, medicinas, inseguridad, y que busca convertir la mentira en una forma de justicia”.

También se preguntó cuántos de los que actualmente están dirigiendo el país soportarían la prueba del polígrafo, y si se atreverían a hacérsela.

 

La prueba del polígrafo es tan cuestionada como la tortura. Acá mi opinión pic.twitter.com/1lM8NwLIvP

— Luisa Ortega Díaz (@lortegadiaz) 15 de julio de 2017

Fuente informativa:

http://www.runrun.es

Anuncios