El politólogo avizora que sin constituyente se podría abrir un espacio para la negociación política y con constituyente “veo un enfrentamiento que podría ser violento, pero sobre todo, podría terminar con una fractura relevante del oficialismo”.

CARACAS.- El politólogo John Magdaleno, considera que lo más probable es que el gobierno logré instalar la Asamblea Nacional Constituyente –ANC-. “Lo que tendría que hacer la oposición, al no poder detenerla, es utilizarla en contra del gobierno”.

“Si es un hito histórico, un disparador del proceso que va en contra el gobierno y la coalición dominante ¿Por qué no se utiliza estratégicamente en esa dirección?”, apuntó en entrevista a Carlos Croes en Televen.

Magdaleno destacó que será inevitable comparar el resultado de la consulta del 16J con el resultado de la votación de la ANC. “Cuántos participan en la elección de los constituyentistas frente cuántos se  movilizaron en la consulta que no tuvo las mismas condiciones de una consulta formal. La pregunta va a ser  ¿Es superior esa cifra a la que se registro el 16J , si no es superior habrá un problema y, si acaso es superior, esa cifra es real o inventada, es un fraude real o no”.

“Yo creo que es poco probable que la cifra del 16J se supere el 30J”, aseveró.

Considera que la principal encrucijada en Venezuela es buscar reequilibrar del régimen político o iniciar una transición. “Lo que el gobierno persigue con la constituyente es  reequilibrar el régimen (…) El gobierno prevé que bajo sus reglas de juego y las actuales condiciones socioeconómicas y políticas no puede gobernar”.

En entrevista a Carlos Croes en Televen, destacó que para darse la opción de la transición “tendría que conformarse una coalición sociopolítica más robusta y heterogénea que pasa por integrar a sectores del chavismo descontento en la misma”.

Precisó que las transiciones de regímenes autoritarios a democráticos, muchos en América Latina, se han dado a través de negociaciones y “en todas se ha dado una ruptura de la coalición dominante, hay un tendencia que dentro del partido de gobierno deciden iniciar una liberación política, una restitución de garantías políticas violadas”.

El profesor universitario precisó que en el análisis histórico de regímenes autoritarios a democráticos, confirman que no son  siempre las caras visibles los que terminan resultando los interlocutores de las negociaciones o conversaciones. “No es suficiente con la voluntad explícita de un sector de la oposición que anuncie su deseo de cambio, a la hora de la chiquita el proceso de transición transcurre de una forma más compleja, y nada garantiza que por que nombrar magistrados o rectores del CNE o anuncie un pacto de gobernabilidad o un acuerdo, nada garantiza que ese sea ejecutable, al margen de que esa sea la voluntad  de la mayoría pues nada lo garantiza en el marco de un régimen autoritario”.

Concluyó advirtiendo que este tipo de regímenes desaparecen por colapso o por transición negociada.

Fuente informativa:

Sonia Pomenta Llaña/Unión Radio

Anuncios