Afortunadamente no parece que la abstención se impondrá, pero en la medida en que drene algún territorio por ganarse, dañará posibilidades democráticas y favorecerá el continuismo.

Demasiado bueno sería que todo saliera como podría y debería si la razón dominara más el espíritu que el grito. ¿Y cómo sería eso? Tal como se ha postulado y hecho conciencia: cambio pacífico y electoral sin más sangre vertida ni violencia, pleno respeto a la Constitución desterrando el engendro constituyente, independencia efectiva de poderes, libertades y garantías, justicia sin impunidad, pero sin venganza. Ese gran sueño es ahora factible porque la relación mundial y nativa de fuerzas se ha alterado sustancialmente en contra de la opción dictatorial, no importa la vestidura con la que se encubra. Es lo que tiende a olvidarse. El asunto no es que el gobierno no acepte, sino que no pueda evitarlo, cosa que su creciente aislamiento sugiere con vehemencia. En el fondo es lo mejor que podría ocurrirle porque no es lo mismo salir bajo amparo constitucional, que ser expulsado por la agobiada y justa turbamulta.

Cuando inventaron la ominosa A.N.C., desde esta acera algunos clamaron: ¡Todo está perdido! ¡Borrarán del mapa la A.N. para que no siga alterando el cotarro universal ni desautorizando contratos de interés público! ¿No oyeron a Maduro? Anunció el enjuiciamiento de los diputados por no subordinarse a la A.N.C., les quitó sueldo, pasaportes y aplicó inhabilitaciones. Todo eso para nada: siguen actuando con más respaldo internacional. Y, aparte de la aburrida jaquetonería oficialista, no pudieron ni siquiera abolir las elecciones regionales, que perderán y lo saben.

¿Cómo entender el redoblado ataque desde sectores de la oposición contra la A.N.-M.U.D., que son (según acabo de indicar) víctimas preferidas del Poder? ¿Con qué objeto regalar el espacio parlamentario al gobierno? La abstención opositora le permitiría 1) retomar sin violencia la A.N., 2) evadir el cargo de “fraude” directo, que califica como tal el desconocimiento del voto ejercido, no el frustrado de quienes se suiciden por temor a que los maten 3) mejorar su perfil internacional

Afortunadamente no parece que la abstención se impondrá, pero en la medida en que drene algún territorio por ganarse, dañará posibilidades democráticas y favorecerá el continuismo. Sé que enviados del gobierno usan las redes para intensificar el ruido anti-electoral haciéndose pasar por opositores. No los critico por aprovechar legítimamente los errores del rival. Lamentable es que gente honesta y valiosa de la oposición no se percate, siendo que prácticamente el otro solo tiene eso y lo usa agresivamente.

No han podido pasar a su aire la A.N.C.; alardean con el diálogo sin las garantías de la M.U.D., y no pueden desarticular la descomunal presión que les exige elecciones. Estamos a 27 días de las de octubre. La oposición escogió 4 candidatos consensuados y 19 en primarias. ¿Podrán desconocerlas si no pudieron evitarlas? Imposible no es, pero el costo sería demasiado alto. No creo que tengan fondos suficientes.

Oponer a ese curso claro, racional, el clásico racimo de arrebatos maximalistas tipo “paro hasta que el cuerpo aguante” es preferir el grito valiente a la valiente razón, cuando mejor sería que fluyera el grito de la razón.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores.

Fuente informativa:

Anuncios