El solsticio de invierno abre un portal cósmico por el que se pueden elevar nuestras esperanzas.

Practicar el perdón y la compresión, luego agradecer por todo lo bueno que hemos tenido y también por lo negativo que nos enseña a crecer, y, finalmente, pedir con fe lo que queremos lograr en el próximo ciclo de 12 meses. Es el ritual del 21-D.

Con la entrada del Sol en el signo de Capricornio en el grado cero, coincide el solsticio de invierno para el hemisferio norte y el solsticio de verano para en el hemisferio sur en nuestro planeta. Ello sucede con la bajada de una increíble llamarada cósmica este 21 de diciembre. Esa energía radiante es lo que llamamos el Espíritu de la Navidad.

Lo anterior es la preparación para recordar el nacimiento de Jesús, el Niño Dios, quien “nació y murió pobre”, aun así cuan rico era de alma, surgió aún más rico de espíritu y se convirtió en el Rey de Reyes, el Señor de Señores, se sacrificó por nosotros como el Cordero del Dios en su pesada cruz cósmica representada por los cuatro signos fijos del zodiaco: Tauro, Leo, Escorpio y Acuario, es decir, los cuatro evangelistas San Lucas El Toro, San Marcos El León, San Juan El Águila (Escorpio) y San Mateo El Ángel o El Hombre, simboliza una cruz cósmica labrada y transmutada en azotes, fuego, sangre y sudor en madera sagrada.

Pobre de cuna y apuntalado en vida simple, Jesucristo el millonario de espíritu, resucitó entre los muertos y ascendió a los cielos, y en cada solsticio de invierno nos rememora que sigue vivo en nuestros corazones como verdadero proverbio hecho ley y sustancia universal.

Así como en el solsticio de verano (21 de junio) invocamos las buenas cosechas, así en el de invierno podemos aprovechar esa gran energía divina y el portal cósmico que conecta la tierra con el cielo para primero agradecer por todo lo que hemos tenido en el ciclo de 12 meses y para solicitar la buena fortuna en todos los aspectos de nuestras vidas.

En nuestro país, como en muchos en todo el mundo, la celebración del Espíritu de la Navidad se ha convertido en una tradición en los hogares, convocando a amigos y familias en torno a ese sentimiento de esperanza y “buena estrella” para el próximo ciclo que se abre esa misma noche del 21 de diciembre.

Aquí van algunos tips para invocar al Espíritu de la Navidad con mente positiva

1) Cultivar el perdón, la compresión, la comunicación verdadera; el perdón pasa por el reconocimiento del otro, y si se hace con sinceridad y transparencia son frutos de un árbol inmortal. Este es el mejor ejercicio para comenzar a poner las cosas en orden, es decir, perdonarnos, y perdonar, en esta Navidad con suma humildad.

2) Hay que enfocar la Navidad no solo en dar y recibir cosas materiales. Hay que compartir los platos y los dulces tradicionales hechos con nuestras manos creativas tal como lo hacían nuestras abuelitas o abuelos sabios y humildemente.

3) Elevar las energías de la esperanza por un mañana mejor.

4) Elevar la fe en Dios, en el Dios de la religión que cada quien profese.

5) Visualizar –el abrabeso y la hermandad afectiva del solsticio de invierno.

6) Visualizar la energía del amor que irradia la llegada del solsticio de invierno, que es más propicia y especial como ninguna en todo el año, por algo Jesús nació en esas fechas tan brillantes y tan celestes, y la Estrella de Belén, guía natural de esos astrólogos llamados Reyes Magos, llegaron ante él para venerarlo con incienso, mirra y oro.

7) Visualizar la energía de la abundancia en nuestros hogares y trabajos.

8) Escribir en un papel nuestros miedos, rabias o temores y luego quemarlos.

9) Escribir en papel un nuevo plan de vida con todos los deseos del año 2018 y colocarlos dentro de nuestra almohada o en un altar, si lo tenemos, o también en un lugar visible que siempre tengamos cercano y visible.

10) Encender conchas de mandarina secas, hojas de eucalipto o incienso tipo sándalo en nuestro hogar para elevar todas las energías anteriores que limpian el aura de toda nuestra vida.

Feliz Navidad y Próspero 2018 a todos. Bendiciones y éxitos. Elah! Amén.

Mis contacto: email: nestorsanchezastro@gmail.com; Facebook: nestorsanchezastro y Twitter: @nestorsanchezas

Fuente informativa:

http://contrapunto.com

 

Anuncios