Los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez se reunieron con algunos dirigentes opositores para ofrecer retrasar las elecciones un mes. A algunos de los convocados les brillaron los ojos cuando escucharon la propuesta. Pero desde la MUD alertan: no caigamos en tentaciones tramposas


La retirada en bloque de la Mesa de la Unidad del “simulacro electoral”, del “show”, como calificaron a las votaciones convocadas para el 22 de abril, sumado al retiro de candidatos como Claudio Fermín, los reclamos de Henri Falcón y las posturas de la sociedad civil organizada, gremios, sindicatos, Conferencia Episcopal, universidades y la comunidad internacional tienen desesperados a Nicolás Maduro y su corte.

Tanto, que Jorge Rodríguez anda en una misión desesperada: buscarle contrincantes al jefe. Es imperativo.

Para ello, junto a su hermana Delcy, sostuvo una reunión este viernes para ofrecer caramelos de cianuro. En la cita estuvieron presentes Henri Falcón, el adeco Luis Aquiles Moreno, Enrique Márquez representando a U.N.T. y hasta Henrique Capriles, cuya propensión a participar -para buscar condiciones pero dentro de la pelea- está alejada de la postura oficial de su partido Primero Justicia.

Durante el encuentro, la propuesta de los Rodríguez fue rodar la elección hasta mayo, apenas un mes más, y convocar a una misión de la O.N.U. que pudiera servir de veedora. Pero sería una observación chimba, sin acceso a todas las fases del proceso.

Y más nada. Ninguna de las condiciones legales para ir a un proceso electoral competitivo, así sea con los habituales abusos de quienes malandrean desde el poder. Nada de equilibrio en medios, nada de no usar recursos del Estado, nada de dejar de encarcelar e inhabilitar gente, nada de elementos que impidan un fraude.

Sin embargo, algunos asistentes a esa reunión le hicieron ojitos al caramelito de cianuro que el ministro y exalcalde puso sobre esa mesa. No todos están firmes en las negativas a someterse a un mero teatro.

Aunque la cita terminó sin decisiones, el Gobierno sabe y conversa con quienes estuvieron dispuestos a firmar en República Dominicana un papel que dejaba abierta la puerta para las marramucias del chavismo, bajo la falsa premisa de “voto masivo mata trampa”. Pero el ejemplo que Bolívar dio va por otro camino.

Mientras tanto, desde el poder mandan amenazas serias a Julio Borges, que le llegan incluso mientras gira por varios países alertando a gobiernos de las acciones autoritarias del madurismo. Quieren alejarlo de sus aliados y convencerlos por separado.

Recordemos que el exgobernador de Lara había admitido a comienzos de esta semana que había conversaciones para buscar modificar el cronograma, y luego mantuvo su precandidatura a la espera de “tomar decisiones”.

Fuente informativa:

http://talcualdigital.com

 

Anuncios