Eloína elegía unos cuantos ajos para condimentar las caraotas que haría para el almuerzo, cuando vio la emoción de todos dentro del Mercado Municipal de Plaza de Toros, al sur de Valencia, donde se conjugan muchos sentimientos y frustraciones, todo alejado de la esperanza y las buenas noticias. Por eso para ella, quien suele ir a comprar en el lugar, lo que la pensión le permite, se sorprendió al ver de qué se trataba tanto movimiento, sonrisas y caras de alegrías: el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, estaba ahí para conocer de cerca esa realidad y darles el mensaje de que juntos la reconstrucción del país es posible.

«Queremos trabajo, que las empresas sean reactivadas», repetían una y otra vez vendedores ambulantes. Jhonny, con su mercancía de onoto en grano a cuestas, mientras trataba de acercarse al mandatario no paraba de expresar que lo único que quiere es un empleo, dijo, para recuperar la estabilidad de su familia. «Yo trabaja para General Motors, pero esa empresa quebró por culpa de la supuesta revolución y muchos quedamos en la calle».

Guaidó caminó por el mercado escuchando historias como esa. Se detuvo varias veces a saludar a compradores y vendedores del popular mercado, ubicado en una de las zonas más desasistidas de la capital carabobeña, esa misma que Rafael Lacava, durante su campaña por la gobernación, prometió recuperar, pero nada ha hecho.

Foto: Dayrí Blanco

Por más de media hora, el presidente encargado, entre el piso lleno de barro que ensució sus zapatos, le dio la mano a muchos valencianos, a algunos los abrazó, insistió en que solo unidos, esa realidad llena de miseria y hambre se solucionará, y que cada vez estamos más cerca del cese de la usurpación.

Así, cambió el plan inicial que contemplaba su participación en una asamblea de ciudadanos en la Plaza Santa Rosa. Una actividad que prefirió sustituir por el contacto directo con quienes padecen día a día la crisis del país y le manifestaron su absoluto apoyo y agradecimiento por estar de su lado y cerca de ellos.

«Nosotros no tenemos facturas qué pagar, vamos por el camino correcto, y por eso que puedo ir al mercado de Plaza de Toros y recibir el saludo de todos. Puedo dar la cara sin miedo», expresó minutos más tarde frente a representantes de todos los sectores de la sociedad carabobeña, en el acto de entrega de los resultados y proyectos de las mesas de trabajo del Plan País en la entidad.

Foto: Dayrí Blanco

Ahí, también dio un mensaje claro a quienes gobiernan en la región. «El gobernador de este estado mostró cuartos llenos de medicinas. Después trató de arreglarlo porque seguramente lo llamaron sus jefes, los dictadores, para halarle las orejas porque supuestamente hay un bloqueo, y le preguntaron ¿tú estás loco? y él respondió que sí, y eso es evidente».

Guaidó se mostró complacido por el trabajo que en tres semanas hicieron las 16 mesas sectoriales que se reunieron para debatir la situación actual, establecer un diagnóstico y así presentarle hoy propuestas en materia de energía y petróleo, industrias, infraestructura, salud, seguridad, grupos vulnerables, cultura, ambiente, agua, educación, laboral turismo, descentralización, sistema eléctrico , comercio y agroalimentación.

«Al país hoy podemos decirle que estamos capacitados para resolver el problema de la gasolina en 10 días. Y quienes fueron despedidos con un pito de la industria petrolera les decimos bienvenidos, igual que a quienes están ahí adentro resistiendo. Todos juntos lo lograremos», expresó Yon Goicoechea .

El presidente encargado se fue de Carabobo con historias como la de Eloina y Jhonny en su memoria, así como con todos los aportes sectoriales de la región para el Plan País. «Cara vez que vengo para acá me recargo de energía, y quiero decirles que sí, que en el pasado y en el presente nos hemos equivocado, pero no se confundan, la ruta sigue siendo el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, y por eso estamos trabajando cada día».

Foto: Dayrí Blanco

Fuente informativa:
http://caraotalibre.cf/

Anuncios